La ciudad se engalanó con las mejores guirnaldas y las más espectaculares luces. En el ansiado momento del encendido todos los ciudadanos se agolpaban en las calles. Allí, en plena noche cerrada, se apercibieron de que desgraciadamente el presupuesto de la ciudad hacía días que se había agotado.